IMPLEMENTACIÓN DE BIOHUERTOS PARA OLLAS COMUNALES: UNA PROPUESTA AMBIENTALMENTE SOSTENIBLE



  • Lima, 30 de setiembre de 2020.- Con el objetivo de mitigar el impacto social y económico que ha desencadenado la emergencia sanitaria nacional por el avance de COVID-19, la Municipalidad de Lima, en el marco de la estrategia de atención territorial Lima Te Cuida, viene llevando a cabo capacitaciones sobre el proceso de implementación de biohuertos y producción de abono orgánico en asentamientos humanos de San Juan de Lurigancho (SJL), Villa El Salvador (VES) y Comas, que contribuirán a la resiliencia económica de las familias, mediante una iniciativa ambientalmente sostenible.

    El trabajo consiste en identificar zonas vulnerables frente al COVID-19 como asentamientos humanos(1), donde un equipo técnico del programa Recicla Lima realiza talleres sobre biohuertos comunales que se pueden implementar utilizando materiales en desuso –como lavatorios, baldes, maceteros y jabas de frutas–, cubiertos con banners desechados o malla raschel. Además, se dictan capacitaciones sobre cómo aprovechar los restos de alimentos para elaborar compost orgánico.

    Según el Ministerio del Ambiente (Minam), en un biohuerto se pueden sembrar todo tipo de hortalizas, hierbas aromáticas y medicinales, sin utilizar insumos químicos sintéticos para controlar plagas o abonar la tierra.

    En ese sentido, los huertos urbanos son una opción adecuada para que cada familia produzca alimentos saludables en sus viviendas o espacios comunes, aportando a la canasta básica familiar y previniendo la desnutrición y la anemia; además, contribuyen a la mejora del ambiente a través de la reducción de residuos y generación de espacios verdes productivos.


      


    Alcances del programa

    El primer taller presencial de biohuertos se realizó en mayo del 2020 junto con los representantes de la olla comunal Cruz del Calvario, en San Juan de Lurigancho, donde se informó sobre siembra, cosecha de hortalizas (acelga, lechuga, rabanito), riego, desmalezado y elaboración de biopreparados. Gracias a esta iniciativa, fomentamos una mejor convivencia y participación activa en prácticas ambientales por parte de los vecinos de la zona.

    En vista de la buena participación y dedicación por parte de los vecinos en los primeros talleres, se realizó uno sobre compostaje, donde aprendieron a transformar los residuos orgánicos en abono, que servirán como nutrientes para sus biohuertos.

    A la fecha, se han llevado a cabo 34 talleres prácticos en 19 ollas comunales, logrando capacitar a 375 familias (1,678 personas) e implementar 347 biohuertos en casas, 45 composteras y 6 biohuertos comunales. En total, se ha recuperado un espacio de 329,1 m2.

    En estos tiempos de retos sociales y económicos, la Municipalidad de Lima seguirá impulsando propuestas innovadoras que protejan al ambiente y contribuyan a la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos.

    Conoce más sobre las ollas comunes implementadas por los vecinos de Lima Metropolitana en este enlace.




    • 1. En San Juan de Lurigancho, donde existen varios asentamientos humanos, cerca de 15,000 hogares tienen alta dependencia económica, según en el Censo Nacional del Instituto Nacional de Estadística e Informática (2007).